06 abril 2008

Juego de sombras: Manifestaciones Paranormales en EE.UU

Los fans de la ciencia-ficción se acordarán perfectamente de una serie de televisión que hace menos de diez años causaba sensación a ambos lados del Atlántico – Babylon 5 – que postulaba como uno de sus muchos temas la guerra entre los humanos y sus aliados de otros mundos contra la siniestra fuerza de “las Sombras” – seres primigenios dignos de la pluma de Lovecraft – que habían regresado después de un milenio para apoderarse de la galaxia.

El tema que nos ocupa no es tan galáctico ni tan urgente, pero desde hace unos cuantos años, casi ciertamente desde el 2001 en adelante, un fenómeno nuevo y perturbador ha venido sustituyendo al fenómeno ovni y a los misterios de la criptozoología en las preocupaciones de los interesados en el misterio, sus víctimas y sus investigadores. Se trata ni más ni menos que de los informes antes escasos, ahora numerosos, de extrañas formas negras denominadas en inglés shadow people (la gente de las sombras).

El estudio de los fantasmas, desde el siglo XIX, nos viene informando de la presencia de seres que no son precisamente fantasmas ni manifestaciones ectoplásmicas sino siluetas de forma humanoide que se desplazan velozmente de un lado a otro en casas y edificios que tienen fama de estar “encantados”. El investigador inglés T.C. Lethbridge, para mediados de la década de los ’60, intentaba encasillar este tipo de manifestaciones en un apartado distinto al de los fantasmas tradicionales, que incluiría a estas sombras; las creencias ortodoxas sobre fantasmas y fantasmogénesis, por otro lado, apuntan que las sombras tienen un origen más siniestro que las asocia con sitios en los que se han efectuado prácticas de magia negra. Pero estas fugaces siluetas oscuras están apareciendo con mayor frecuencia en nuestros tiempos, llevando a muchos a considerar que puedan tratarse de una nueva manifestación de ser extraterrestre o hasta viajeros interdimensionales de paso por nuestro mundo. Se sabe a ciencia cierta que la presencia de estas sombras en una casa, por ejemplo, es propensa a producir súbitos cambios de temperatura que pueden medirse con instrumentos, además de causar sensaciones de pavor en los testigos (algo que huelga decir, por supuesto) y tienen la peculiaridad de desplazarse en bandadas, atraídas por calamidades naturales y causadas por la torpeza humana. Con esta información en nuestro poder, comenzamos nuestra investigación.


Los amos de las tinieblas

En 25 de febrero de 2004, Art Bell, el conocido locutor de temas paranormales en Estados Unidos, recibió una llamada alarmante proveniente de uno de sus radioescuchas en el estado de Arizona (EUA). El hombre, cuyo nombre no fue dado a conocer, pasó a describir una situación alucinante en una voz pausada y muy controlada. Algunas noches antes de llamar al programa, él y su hermano habían estado sentados al frente de su casa-remolque en las afueras de la ciudad de Tucson, disfrutando de una noche estrellada y cálida mientras que consumían algunas cervezas. Poco después, vieron correr a un coyote, seguido por otros, como si huyeran de algo. Los hermanos fueron por sus fusiles, temiendo que la repentina llegada de estos cánidos resultara en estragos al gallinero de su propiedad.

Internándose en la oscuridad de la noche desértica para cazar a los intrusos, se dieron cuenta que había personas caminando sigilosamente entre las piedras y los árboles de la región – el motivo por el cual los coyotes se habían dado a la fuga. Los dos hermanos decidieron treparse a sendos árboles para ver qué iba a suceder, pensando que se trataba de emigrantes ilegales que cruzan la frontera no lejos de la zona, pero nunca tan cerca de su vivienda.

“Pensamos que estábamos viendo las sombras de los caminantes,” explicó el radioescucha, “pero al momento nos dimos cuenta que no eran sombras, sino siluetas con vida propia que marchaban por la noche.”

Pero el grupo de sombras que transitaban por la tierra al pie de los árboles era sencillamente la avanzada de un grupo más grande—“como una ola de mar” cuyo paso podía sentirse en la noche. El radioescucha explicó que por nada del mundo hubiera encendido la linterna que llevaba consigo, mucho menos abrir fuego contra las extrañas presencias que siguieron su rumbo sin prestar atención a los dos hombres.

¿Qué pudieron haber sido esas extrañas formas, cuya descripción hace recordar tan poderosamente a la nube negra de orcos muertos que envuelve a Gandalf y al rey de Rohan en Las Dos Torres de JRR Tolkien? Más inquietante aún, ¿hacia dónde se dirigían, y con qué propósito? La tradición bíblica siempre ha dicho que los desiertos son el lugar reservado para los espíritus impuros.

A miles de kilómetros de Arizona, en la verde y montañosa Virginia Occidental, cuna del “hombre polilla” y del “monstruo de Flatwoods”, un grupo de adolescentes—los protagonistas casi por excelencia en tales relatos—tendría un encuentro cercano con una de la gente de las sombras.

Corría el mes de julio de 1989 y Suzanne Ocheltree, la joven gerente de un McDonalds en la comunidad de Sago, estaba a punto de cerrar el establecimiento con cuatro de los empleados que eran sus amigos. Este grupo a menudo se dedicaba a hacer camping en las cercanías e investigar las maravillas naturales de su estado. Sin más, Ocheltree y sus amigos decidieron ir a dar una vuelta por Red Rock Road al oeste de la población de Buckhannon a la 1 de la madrugada.

Entrevistada para el libro West Virginia UFOs (1994) Ocheltree recuerda que antes de ponerse en camino, se sintió invadida por una sensación de temor, segura de que “algo terrible les iba a suceder” si se empeñaban en visitar dicho sector a esa hora. Sus compañeros trataron de calmar su preocupación y el grupo se bajó del coche al llegar al prado dominado por una antigua granja abandonada.

“Sabes que ahí espantan”, dijo uno de los chicos de su grupo jocosamente, dirigiéndose hacia la estructura que apenas podía verse en la oscuridad.

Entre risotadas y comentarios de mal gusto, el resto del grupo subió la cuesta hacia la destartalada granja. Suzanne se había resistido inicialmente a formar parte de la expedición a la ruina, pero prefirió no quedarse sola al lado del coche.

“Fue entonces que escuché como regresaba corriendo el chico que se había adelantado al resto del grupo”, explicó la mujer al investigador Bob Teets. “ Volvió corriendo con el rostro blanco y los ojos desorbitados, gritando que algo lo perseguía, que le pisaba los talones. Todos miramos a la dirección indicada y pudimos ver una forma oscura, de unos dos metros de alto, con la forma de un hombre alto. No podía vérsele la cara, pero tenía unos enormes ojos de color verde fosforescente”.

Los cinco visitantes dieron la vuelta y echaron a correr, saltando sobre verjas derrumbadas y evitando obstáculos que eran casi imposibles de ver en la oscuridad. Mientras que huían, explicó que la sombra negra parecía seguirlos, aunque sólo resultaba posible ver los enormes ojos verdes.

Internándose en el coche y abandonando el lugar maldito a toda prisa, Suzanne Ocheltree recuerda que hicieron el viaje de vuelta al estacionamiento del McDonalds en absoluto silencio, pero al llegar a su destino, ella no pudo sino exclamar que no podía bajarse del coche sin saber primero que todos habían visto lo mismo que ella. “Verdaderamente no sabemos lo que fue, pero sentimos miedo, mucho miedo. Había una sensación de maldad en la zona...después del incidente, llegué a escuchar relatos sobre adolescentes que realizaban prácticas satánicas en la región. Se dijo que las paredes de la granja arruinada ostentaban emblemas satánicos y que la policía tuvo que investigar”.

La experiencia de Susan Ocheltree no es única. Otras personas en otras partes del mundo que han entrado –sin saberlo—en lugares empleados para prácticas de magia negra se han encontrado a menudo con “guardianes” de corte sobrenatural que parecen vigilar la zona. En este caso, el protector de los secretos de la granja abandonada lo era una sombra negra...

Encuentros estremecedores


En fechas recientes la página “Paranormal Phenomena” de Stephen Wagner (http://www.about.com/) hizo mención de un caso sucedido en el estado de Nueva Jersey en una casa suburbanita de este estado-alcoba al oeste de la ciudad de Nueva York. El testigo, identificado sólo como “MSF”, cuenta que poco después de haberse mudado a dicho inmueble, sus hijas se quejaban de que “algo” podía verse en movimiento en el sótano, que utilizaban como lugar de juego. La silueta parecía vivir en el techo del espacio subterráneo en cuestión, cerniéndose sobre las chiquillas. Poco después, MSF convirtió el sótano en taller y pudo constatar que sus hijas no le mentían: el espacio estaba lleno de sombras negras en movimiento constante a lo largo de uno de los muros. “Nunca las vimos en ninguna otra parte de la casa aparte de esa, pero aún cuando no nos era posible verlas, estábamos muy conscientes de su presencia. Algunas parecían ser malévolas. Años después, me fue necesario decirles que su presencia no era bienvenida y parecieron alejarse por algún tiempo.”

Según las declaraciones de MSF, tuvo la oportunidad de tener un “encontronazo” con una de estas perturbadoras siluetas mientras que iba de paso a la cocina, llegando a pensar que un intruso había irrumpido en su hogar: “Todo sucedió muy deprisa. La luz no penetraba la silueta como lo hubiera hecho con una sombra—era fornida y con cabeza, pero sin facciones, y con hombros, brazos y torso. Desapareció tan repentinamente que no pude verle ni piernas ni pies. Pude detectar que la sombra estaba tan sorprendida como yo, y que no había esperado ser vista”.

La experiencia de MSF recuerda poderosamente al famoso “caso de Hackettstown” investigado por el parapsicólogo Peter Jordan y el grupo Vestigia en la década de los ’70, en la que una familia se vio hostigada por presencias parecidas hasta que se descubrió que el lugar había sido empleado para realizar prácticas sobrenaturales, con la condicionante de que las sombras sólo aparecían cuando ciertas constelaciones brillaban en el firmamento.

Otro testimonio recoge un encuentro extraño en medio de la noche en el seno de una casa estadounidense. El protagonista, Dennis (pseudónimo), narra su experiencia en la página web Darken Souls, donde cuenta que hace una década, se dirgía hacia el cuarto de baño de su casa en horas de la madrugada y que estaba despierto y libre de cualquier sustancia intoxicante. Al pasar al lado de la habitación de sus padres, se dio cuenta que había algo raro en el techo de dicho cuarto – una sombra negra y casi traslúcida que parecía estar adherida al techo, con brazos enormes que parecían las alas de un murciélago.

Maravillado y sin sentir miedo, “Dennis” mantuvo la mirada fija en el fenómeno, que repentinamente se sintió vigilado. La sombra dejó su siniestra vigilancia de los adultos y fijó su atención en el testigo, aunque no podían distinguirse ni cabeza ni ojos. “Y he aquí lo más extraño,” escribe el testigo. “Con el enorme brazo derecho, el ser hizo un gesto que me tocó directamente en el ojo izquierdo, y pude sentir una sensación fría por el momento. Después de hacerlo, la criatura se sacudió ligeramente, se recogió y desapareció. Todavía tenía la sensación de falta de miedo absoluto y llegué a preguntarme por qué no me había horrorizado dicha experiencia. Fui al baño, regresé a mi habitación y me metí en cama de nuevo”. Pasaron años antes de que el testigo hiciera mención del fenómeno a su padre, quien le creyó sin lugar a dudas, sugiriendo que era una especie de demonio.

En el mes de junio de 1989, los esposos Jeff y Terry Glisman adquirieron una casa en el condado de Troup, estado de Georgia (EUA), estructura cuyos antecedentes se remontaban a la Guerra de Secesión. A los pocos días de la mudada a su nuevo hogar, el matrimonio comenzó a verse asediado por sombras negras, incluyendo una sombra gigantesca (de dos metros de alto) y la de un niño pequeño.

Después de haber vivido en la casa encantada por algunas semanas, los Glisman comenzaron a reñir como nunca antes, sufriendo pesadillas durante noches seguidas. “El perro no se atrevía a entrar en la casa”, recuerda Terry Glisman, “y nuestro gato se la pasaba en el cuarto de baño, con la mirada fija en una esquina del techo.

Las sombras manifestaban claramente su disgusto ante los recién llegados y su joven familia. Una noche – como si se tratara de una novela de Stephen King – el matrimonio se despertó sobresaltado al escuchar un zumbido insistente que provenía de la cocina. Al ir a investigar, no percibieron nada extraño de repente – hasta que la Sra. Glisman dirigió la mirada a las ventanas, descubriendo que las rejillas de alambre de las mismas estaban abarrotadas de escarabajos. La tela metálica cedió ante el peso de los insectos y los Glisman se pasaron el resto de la noche echando a los escarabajos de su casa.

Las sombras se ensañaron contra los niños de la pareja Glisman: una puerta corrediza de vidrio, aparentemente bien colocada en su marco, cayó sobre el hijo de la familia; posteriormente una viga de madera se desplomaría en el garaje de la casa, cuando los niños estaban presentes. Desesperada, la Sra. Glisman comentó el asunto con su madre, quien no dudó en ponerse en contacto con una psíquica que le dio el siguiente consejo: era indispensable que la aguerrida familia colocase una Biblia en cada habitación y que hiciesen todo lo posible por mudarse de aquel maldito lugar, donde las sombras campaban por sus respetos...

A los quince años de edad, Brad Fisher y sus padres se mudaron desde el estado de Massachusetts en la costa atlántica de Estados Unidos a la ciudad de Provo, Utah, en el seno de la religión mormona. Los padres de Brad habían quedado encantados con una vieja casa de granja y se decidieron a remodelarla. Los vecinos no tardaron en compartir historias con los Fisher sobre el viejo propietario del inmueble, un ermitaño de mal genio que había muerto 20 años atrás de manera atroz mientras que quemaba basura en el manzanar de la propiedad.

Fisher recuerda que una noche, su hermana, que contaba con 10 años de edad al momento, se había levantado para ir al baño cuando percibió una silueta oscura en la puerta de una de las habitaciones. Pensando que se trataba de su madre, le dirigió la palabra. En ese momento, la silueta comenzó a desplazarse hacia la niña, emanando una maldad palpable. Su hermana, recuerda Fisher, comenzó a gritar hasta que toda la familia acudió a ver lo que pasaba. Curiosamente, ni los adultos ni los demás hermanos jamás tuvieron experiencias con la sombra, a pesar de que ahora opinan que la vieja casa de granja efectivamente albergaba fantasmas.

Parecería ser que el sur de EUA ejerce una atracción especial sobre estas misteriosas siluetas: “C.B.” de la ciudad de Montgomery, Alabama (EUA) recuerda una experiencia espeluznante ocurrida en el verano de 1985 mientras que él y su esposa dormían sobre un colchón de agua en su recámara. La pareja escuchó el retintinear inesperado de unos colgantes en su salón, y poco después una presencia entró a su habitación—una cosa malformada que parecía no haber completado su transmogrificación del todo.

“Era una cosa alta, y sus brazos no podían verse bien definidos”, escribe el testigo. “Dentro de unos segundos, había adoptado una forma nueva. La cosa era mucho más oscura que la oscuridad que imperaba en el cuarto. Aquello se quedó ahí por unos 30 ó 40 segundos mientas que nosotros no reaccionábamos en absoluto. De repente, se internó deprisa en la pared justo al lado de nuestro lecho”.

Nuevamente es de extrañar que la aparición de un bulto deforme a mitad de la noche no haya resultado en un paroxismo de terror por parte de los testigos, pero C.B. y su esposa recuerdan haberse mostrado extrañados por la cosa y no atemorizados.

Chris Clay se puso en contacto con el programa de radio Coast to Coast para informar sobre la extraña experiencia que ocurrió en su casa a plena luz del día. Su hija, que contaba con 7 años de edad en aquel momento, la acompañaba en la cocina cuando ambas vieron una sombra negra que se desplazaba a gran velocidad y que se refugió debajo de la estufa. Madre e hija se miraron intrigadas, y la Sra. Clay pensó que pudo haberse tratado de algún roedor que se había metido en su hogar. Una inspección del enser doméstico no reveló la presencia de ratones. ¿Qué pudo haber sido esa extraña sombra que fue vista por dos testigos, en una casa que no tenía fama de albergar fantasmas?

Jeff. A, vecino de Marysville, Washington (EUA) regresaba a su casa durante la primera semana del mes de junio de 2002 a las 4 de la madrugada justo antes de rayar el alba. Conduciendo a lo largo de la calle 132 en dicha población, Jeff llegó al vado que cruza el arroyo Quill Cedar y vio algo inesperado.

“Creí estar viendo a un adolescente que caminaba en mi dirección pero en el carril opuesto. Pensé que el fulano tenía que ser un idiota, para andar vestido de negro a estas horas”. La silueta dio la media vuelta y pareció internarse en un zarzal. Pero cuando el coche de Jeff A. alcanzó dicho punto en la calle, descubrió que era imposible que nada ni nadie se internara en la tupida vegetación. “Sentí que se me erizaban los pelos de la nuca al darme cuenta que aquello que tomé por un adolescente parecía no haber tenido facciones, y que solo se había tratado de una silueta negra que desapareció en una vegetación impenetrable. Para cuando llegué a mi hogar, estaba temblando de miedo”.

Teorías al respecto

Dada la poca información sobre un fenómeno que al parecer es bastante reciente, la especulación sobre el origen de estas extrañas siluetas ha recorrido una extensa gama de posibilidades.

Algunos interesados en el asunto se han aventurado a decir que son fantasmas tradicionales cuya actitud hacia los vivos va desde una timidez notable hasta una maldad que raya en lo diabólico. Manifiesta una clara inteligencia, sin embargo, que no se percibe en los casos de fantasmas tradicionales.

Otras teorías más aventuradas sugieren que la gente de las sombras son, en efecto, viajeros astrales que han logrado dominar una nueva técnica que les permite internarse en las vidas de las personas con cierta solidez...técnica que, por cierto, pudo haberse obtenido mediante prácticas de magia negra. Como corolario a esta posibilidad, algunos nativoamericanos han ofrecido la posibilidad de que las sombras negras sean una clase de viajero incorpóreo harto conocido por sus sociedades: el temido skinwalker o trotapieles, un hechicero que tradicionalmente adoptaba formas animales (nagualismo) para cometer sus fechorías, mayormente las de un oso o lobo. Aunque los trotapieles casi siempre tienen un propósito fijo en mente, algunos hechiceros realizan tales teleportaciones por curiosidad, espiando las vidas ajenas. Tal vez a eso se deban los casos en que dichas sombras parecen estar “sorprendidas” al haber sido detectadas.

Las asociaciones de las sombras con el fenómeno OVNI no podían hacerse de rogar: algunos testigos han ofrecido la posibilidad de que la reciente “invasión” de sombras negras represente la nueva oleada de seres extraterrestres que ha sustituido a los “grises” que tanto furor causaron en la década de los ’90. Lo malo de esta hipótesis es que las sombras no se han producido necesariamente en lugares dónde el fenómeno ovni se ha manifestado con regularidad, aunque este sería el momento para dar a conocer una posibilidad algo perturbadora.

En los años ’90, el escritor Michael Lindemann entrevistó a varias personas cuyos padres habían trabajado para el sector de la industria bélica de los Estados Unidos y que comentaron que sus familias se habían visto “plagadas” por fenómenos paranormales como consecuencia de dicha asociación. En su libro UFOs and The Alien Presence (1995) Lindemann plasmó la historia de “Marty”, de 31 años de edad, cuyas experiencias con siluetas fugaces, que sólo podía distinguir con el rabillo del ojo, se produjeron a partir de su vinculación a proyectos “negros” relacionados con la aviación militar.

“Pienso que hay una presencia alienígena en esto...durante siete años, desde que comencé a trabajar con los aviones, cosas raras se vienen sucediendo en mi hogar y a mi alrededor. Mueven cosas, abren y cierran puertas, me desaparecen las llaves...durante mi ausencia del hogar”, comenta “Marty” al escritor Lindemann, “mi esposa ha experimentado los mismos movimientos en la casa – libros que estaban en los anaqueles aparecen sobre una mesa y las puertas se cierran solas.”

“Marty” explicó que su trabajo con proyectos de alto secreto le ha puesto en contacto con muchos militares que afirman haber experimentado lo mismo. Los soldados destacados en Pearl Harbor, Hawai, usaron la palabra nativa huna para describir el fenómeno. Los “mini-huna” son responsables de la desaparición de objetos, el movimiento inusual de objetos, etc. “Es algo que ocurre fuera del alcance de la vista.”

Por extraña que pueda sonar esta posible asociación entre los ovnis y las siluetas oscuras, debemos recordar que muchas víctimas de experiencias de secuestro por ovnis o testigos de encuentros cercanos del primer, segundo y tercer tipo suelen quejarse del componente “paranormal” que caracteriza sus experiencias, y que suele producirse después del evento.

Las misteriosas sombras también han sido asociadas con viajeros interdimensionales, cuya aparición se produciría en nuestro medio como sombras.

Otra teoría, más inverosímil que las otras, sería que ya comienzan a sentirse los estragos del mal manejo de las energías sutiles por agencias secretas de los gobiernos – proyectos como el calentador atmosférico HAARP, por ejemplo – que han resultado en una especie de dilución de la barrera, por así llamarla, que separa al mundo físico del mundo de lo paranormal, proceso que tuvo su comienzo con la detonación de la primera bomba atómica en 1945 y que continúa hasta nuestros días. Los estudiosos de la ufología y lo paranormal pueden afirmar a ciencia cierta que los fenómenos extraños se han redoblado en años recientes y que el misterio ha llegado a formar parte de la vida cotidiana de muchos. ¿Será que las fugaces siluetas que atormentan a muchos representan, efectivamente, una nueva intrusión en el mundo físico? Aún no tenemos suficientes elementos de juicio sobre dichas extrañas presencias, y los años venideros serán de gran importancia para nuestra comprensión del fenómeno.

Articulo realizado y enviado por Scott Corrales ((c) 2004-04-07). Miembro y colaborador de la lista y el blog Universo Prohibido.

1 Comments:

At 05 mayo, 2008 22:05, Anonymous David_kether said...

Impresionante articulo,como me recuerda una experiencia vivida,hara unos 10 años.
Estaba con una pareja de amigos por los Pirineos Aragoneses,cuando anocheciendo nos paramos en el borde de una senda a descansar y tomar algo para reponer fuerzas.
Vimos al fondo del camino,de reojo, una sombra que cruzaba,la cual asociamos a un ciervo o algun animal.
Ablando de ello y mirando hacia alli,vimos otra vez como cruzaba de parte a parte del camino.
Los tres coincidimos en lo mismo,era como una persona,pero como si fuera solo su sombra y ademas como si se hubiera deslizado sobre unos railes o aldo,no el movimiento de andar.
Me ha fascinado la similitud del articulo con la experiencia que relato,porque comenzamos a sentirnos obsevados y la sensacion de mal rollo que nos estaba invadiendo.
Al sentirnos observados,era como si notaramos por donde se moviera entre la maleza,comentando esto dijimos:como si estubiera por arriba.
Al mirar arriba,la vimos pasar ya no tan definida entre 2 copas de unos pinos.
Y hechamos a correr los tres de alli como si nos siguiera un toro.
Hicimos miles de especulaciones sobre aquello.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home

Who links to me?